Rutina de persona

Hace poco leí un Tweet que decía “la pandemia no me asusta, soy soltera y freelancer” y déjenme decir que sentirme identificada es poco. Ser freelancer es lo más parecido a poder faltar a trabajar por estar bajón que he encontrado. Una vuelta estaba teniendo un día terrible y no me levanté de mi cama en todo el día, pero gané 200 dólares. Todo podría ser peor.

Ser freelo tiene eso de lindo que todos deseamos cuando nos suena la alarma a las 7 y nos tenemos que despertar para desayunar, vestirnos, y tomarnos el bondi. Bonus points si es invierno y hay temperaturas menores a los 10 grados. La tentación de quedarnos durmiendo o de quedarnos de pijama polar abajo de diez frazadas es muy fuerte. Cuando trabajás remoto con una compu, toda esta tentación macabra está al alcance.

Y está bueno, es uno de los perks del trabajo, junto a que podés trabajar literal si querés en un inflable que flota en una piscina de un all-inclusive, siempre que la diferencia horaria y la conectividad no te lo impida.

Pero el hecho de que podamos no significa que debamos. A la larga trabajar desde nuestras camas, en horarios desordenados y sin vestirnos de persona, puede jugarnos en contra. Es difícil ser productivos si no nos imponemos una mínima de disciplina. Tampoco la idea es pasarnos para el otro lado y tener una rutina recontra estricta. Por algo elegimos y nos sentimos cómodos con este estilo de vida. Si estás muerto de sueño y no tenés mucho que hacer al día siguiente capaz no tenés por qué madrugar solo porque así está en tu agenda. Hay que encontrar un equilibrio.

Hace un año soy freelancer y lo he equilibrado con trabajo formal en ocasiones, y de a momentos estuve meses solo trabajando desde casa. Con el tiempo llegué a encontrar lo que mejor me cuadraba con todas las libertades y excesos que hay que poner en la ecuación. Aquí los tips que me resultaron más efectivos:

  1. Mentalizarnos que “estamos entrando a trabajar” por lo tanto emular lo mejor posible la rutina de un trabajo normal. Esto implica que “entremos” a determinada hora (como punto positivo podemos desayunar a la hora que arrancamos), hagamos corte para comer (yo me tomaba una hora a las 13:30 en la que miraba una serie o leía, pero PROHIBIDO trabajar), y terminemos a determinada hora. Al menos que tengamos un trabajo grande para entregar que implique tener que trabajar más horas ese día o unos cuantos días, encontraba que a veces terminaba en la máquina hasta la hora de cenar, y lo que tiene de negativo un trabajo de estas características es que a veces no desconectás. El trabajo está con vos 24/7 porque los límites son más borrosos.
  2. A propósito de los límites, es más sencillo delimitarlos cuando nos ponemos actividades que nos den la pauta, no solo conscientemente de que cortamos, sino que haciendo algo que nos ayude a distender. Yo al terminar mi trabajo diario encontraba que hacer los quehaceres de la casa era una buena actividad intermedia. Bañarse, salir a caminar, hacer la cama, tender la ropa. Te permite ir bajando la actividad mental de a poco mientras realizás una física.
  3. ¡Más límites! Los espacios son re mil importantes. Antes tenía el escritorio en mi habitación y sin darme cuenta me condicionaba muchísimo en un nivel inconsciente. Tener espacios de relajación y espacios de trabajo sirve muchísimo si tenemos esa posibilidad. Encuentro que trabajar de la cama o desde mi cuarto que es bastante reducido en espacio me genera sensaciones negativas. Sobretodo si recién levantado cazás la compu y te ponés a trabajar desde tu cama destendida. Sin embargo si puedo estudiar en mi cuarto, o en el living, pero trabajar me parece necesario hacerlo desde un escritorio, de lo posible fuera del cuarto, en un lugar iluminado, tranquilo, y esencial ¡cómodo! Trabajar incómodo o en mala posición es de las peores cosas que podés hacer.
  4. Sé de muchas personas que trabajan en casa de una forma muy workaholic y se les mezcla muchísimo la vida personal y la laboral. Es importante cuidarnos y cuidar nuestro hogar que también es oficina y mantenerla ordenada. Tener ropa acumulada para lavar, o platos sucios hace días porque estás con mucho trabajo es algo que impacta negativamente en nosotros a la hora de trabajar también. Es importante que si algún día tenemos una entrega importante y tenemos que pasarnos nos permitamos hacer pausitas para dejar nuestra casa limpia y ordenada.
  5. Si nuestro trabajo es tremendamente virtual también tenemos que concebir nuestro disco duro como otro ambiente más. Mantenerlo ordenado, limpio de información innecesaria, cuidarlo haciendo respaldos, teniendo un escritorio despojado y armonioso. Cumple la misma función que ordenar tu casa.
  6. ¡Hidratate! Trabajás al lado de tu cocina, por lo que podés permitirte sucumbir a lo que sea que haga tu día más llevadero. Obvio que la idea no es pasarse comiendo sin parar pero como nombré antes por ejemplo, podés desayunar en tu escritorio. También como buena uruguaya abusar del mate como compañero.
  7. Agendas, agendas, agendas. Hay tantas formas de organizarnos como hay formatos, pero eso es tremendamente personal. Hay gente a la que le gustan las carteleras o los post its en la pared, así pueden visualizar sus tareas de una manera más física y visual. Hay quieren prefieren la clásica agenda tipo cuaderno, y luego quienes encuentran más práctico el calendario de Apple o de Google. Para mí, es importante distinguir tres cosas: el calendario, las listas de tareas, y el schedule. Paso a detallar:
    Calendario: documento que nos dice cuando tenemos que entregar un trabajo. Tengo deadline para este trabajo puntual hasta el 3 de abril, por ejemplo, entonces el 3 de abril lo tengo apuntado.
    Lista de tareas: breakdown diario de qué tareas vas a hacer ese día. Por el bien mental de todos espero que todos diferencien la fecha de entrega de la fecha en que efectivamente hacen el trabajo.
    Schedule: A grandes rasgos, nuestra rutina diaria.
    En un artículo futuro me explayaré en estos tres puntos.
  8. Bajá un poco tu consumo de pantallas. Si trabajás en una compu (que vendría a ser de lo más normal si sos freelancer) intentá que tus períodos de relax no sean también colgado a una pantalla. Si tenés mala vista como yo, quizás te convenga comprarte un par de lentes que tengan la protección adecuada. Fuera de lo que podemos remediar, capaz limitar tu uso del mindless scrolling en tu teléfono y computadora. Como excepción creo que mirar una película es una gran forma de descontracturar luego de un día de trabajo duro.
  9. Si tenés tareas que no te hacen ganar dinero pero que están relacionadas a tu trabajo (armarte un portfolio, contestar mails, hacer un reel, ir al banco, etc) evaluá incluirlas en tu horario de trabajo. La división trabajo/tiempo libre también será más fácil. Considerando que también vos controlás cuantas horas al día trabajar.
  10. Mantené todos tus perfiles laborales actualizados: portfolios, LinkedIn, plataforma que uses para freelancear, etc. También sumalo a tus horas de trabajo.
  11. Tomate al menos un día libre a la semana donde no hagas nada que tenga que ver con trabajo.
  12. Evaluá racionalmente y acorde a tus tiempos y a tu salud mental a cuantos proyectos podés decirles que sí sin volver loco o loca. Yo generalmente peco en el lado de aceptar muchísimas cosas que no tengo ni como hacer.
  13. Tené una bonita y grande carpeta de folios donde guardes todos tus recibos divididos por mes.
  14. En caso de que sea una posibilidad para vos (no la es para mí actualmente) está bueno tener un teléfono personal y otro laboral, sobretodo si trabajás en redes.

Et voilà. Los dejo, también, con este precioso y útil video de la YouTuber bestdressed que trabaja desde su casa de forma muy proficiente. Su mayor defecto, que lo deja muy claro siempre en sus videos, es trabajar demasiado, dormir mal, y no separar su vida personal de su vida laboral. Cuando uno obtiene parte de su satisfacción con uno mismo por cuanto trabaja, o que tan bueno trabajo hace, es fácil que este sea el caso (lo es a veces para mí).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close